GERENCIA SOCIAL PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE

Los objetivos de Desarrollo Sostenible son un llamado de las Naciones Unidas a todos los países del mundo para abordar los grandes desafíos que enfrenta la humanidad y garantizar que todas las personas tengan las mismas oportunidades y puedan llevar una vida mejor sin comprometer nuestro planeta.

Las expresiones desarrollo sostenible y ​desarrollo sustentable, se aplican al principio organizador para alcanzar estos objetivos y al mismo tiempo, sostener la capacidad de los sistemas naturales de proporcionar los recursos y los servicios del ecosistema de los cuales dependen la economía y la sociedad. El resultado deseado es una sociedad donde las condiciones de vida y los recursos se utilizan para continuar satisfaciendo las necesidades humanas, sin desmejorar la integridad y la estabilidad del sistema natural.

“El desarrollo sostenible es el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas.”  Nuestro futuro común: Informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Informe Brundtland), 1987.

La definición de desarrollo sostenible fue elaborada con ayuda de varias naciones a través de diversas reuniones con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la creación de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CMMAD) para el año 1987,  dejándolo como una definición oficial que relaciona tanto los aspectos económicos, como los del medio ambiente, que anteriormente no habían sido tomados en cuenta.

El desarrollo sostenible implica desarrollo institucional, reglas de juego claras que integren a todos los actores, la libertad desde el punto de vista económico debe ser considerada fundamental para lograr este objetivo, con un estado que se abstenga de intervenir en la economía salvo para generar igualdad de oportunidades. En cuanto a las fuerzas productivas, las mismas deben enfocarse en aquellos sectores económicos que tienen ventajas comparativas. Hay que abordarlo como un compromiso de todos los sectores, que incida en las políticas públicas, participación de la sociedad civil y las empresas.

La Gerencia Social surge como respuesta a los cambios económicos, sociales, políticos, y culturales y de las últimas décadas, tales como la descentralización de la política, el paso de una sociedad industrial a una sociedad del servicio, la globalización de la economía y lo más significativo, el crecimiento de la pobreza y los altos niveles de inequidad. Frente a este panorama, nace la necesidad de una gerencia que vaya más allá del uso de herramientas gerenciales y administrativas en pro de la rentabilidad, del buen desarrollo de gestiones sociales, de proyectos de desarrollo y de  gestiones de organizaciones no gubernamentales, es decir, una gerencia más humana, con mayor sensibilidad, con conciencia social, comprometida con el cambio y que pueda conectar entre los intereses económicos y los intereses que demanda la sociedad de hoy.

Pero, así como la gerencia requiere de un sentido más social, lo social requiere de un sentido más gerencial que, a partir de estrategias, implementación y evaluación, haga un balance de los impactos sociales que se generan, de manera eficiente y eficaz, y que favorezca a que la institucionalidad, se convierta en un instrumento y actor para el desarrollo global de la sociedad.

Por lo tanto, la gerencia social no se reduce a la suma de los elementos de los dos conceptos aislados: la “gerencia” se basa en la estrategia, la dirección y el liderazgo, mientras que lo “social” abarca el campo en el cual se aplica; pero cuando se habla de “gerencia social” expresa más acerca de la dirección estratégica que hay que darle a lo económico, lo político y lo cultural. En realidad, sobre gerencia social no hay un concepto único, pues está en construcción y debe ser validado por las prácticas en diferentes contextos.

La Planta de Generación de Energía Social, PGES, como Centro de Pensamiento está  activada y con el compromiso por la movilización de conciencias y voluntades, para hacer frente a los grandes desafíos colectivos y enfatizar la inevitabilidad de garantizar el acceso y disfrute de los Derechos Humanos para todas las personas, como elemento central del desarrollo social.

Tomando en cuenta el elemento central los temas como el cambio climático, la movilidad humana, las violencias, el fortalecimiento del tejido social, la comunicación para el desarrollo, las políticas públicas, los objetivos de desarrollo sostenible, la política fiscal, la participación de la sociedad civil y la evolución de las democracias, la transformación de los sistemas económicos y muchos otros, son abordados en el trabajo continuo de la PGES en sus distintas dimensiones, todos ellos sosteniendo como eje común la defensa y protección de los Derechos Humanos.

La PGES en su esfuerzo de seguir avanzando en la búsqueda de la innovación y el enriquecimiento de la comunidad cuenta con un diplomado que va enmarcado en la Gerencia Social para el Desarrollo Sostenible, dirigido especialmente a funcionarios públicos, personal de las organizaciones de la sociedad civil, así como a unidades de responsabilidad social empresarial, también a académicos, en materia de gerencia social para el desarrollo sostenible.

Este diplomado se configura como un espacio de diálogo formativo y también para el desarrollo de competencias, que posibilite la evolución de ideas sobre acciones transformadoras de las realidades sociales de los países. Este programa apuesta además a contribuir con la profesionalización de quienes se sumen a esta iniciativa.